jueves, 20 de mayo de 2010

Las madres y los tupper (o tarteras de toda la vida)

























Mi madre, como tantas madres, me hace comida y me los mete en tuppers. Sobre todo ahora que estoy trabajando y me quedo a comer en el trabajo. Acabo de venir de su casa y me ha dado varios tuppers con: pisto con huevo, caldo de pollo (los fideos aparte para que se los ponga al caldo y haga una sopa, pero creo que pasaré y me tomaré el caldo tal cual, por cierto, hasta la hierbabuena fresca me ha dado para que se la ponga a la sopa), pescadilla rebozada, boquerones en vinagre y judías verdes rehogadas con jamón. Hace unos días me dio, sopa, cocido, lentejas y pollo al ajillo. Ya me ha dicho que vaya el sábado o el domingo y que me dará más cosas y que prepará paella.

El primer día de trabajo hablando con mi compañera, que también es nueva, nos preguntamos aquello de ¿qué te has traído para comer? y ella también se había llevado un tupper preparado por su madre, también me comentó que cada dos por tres le da tuppers con comida para varios días, la misma historia. Ella es peruana así que esto de las madres y los tuppers es universal.

Las madres nos cuidan y nos alimentan, y ponen tanto amor en lo que cocinan que sabe a gloria, no hay nada como la comida de una madre.

13 Caricias:

Isora dijo...

Vida, como los tapers de las madres ninguuuuunos, jajaja. Yo no llevo tapers al trabajo, como en casa, pero cuando voy a la casa de mi madre siempre me traigo alguno con algo que me guste, el último llenito de acelgas y patatas cocidas y salteadas con salsa de almendras, ummm, y ahora me toca devolverle los tapers para otra ocasión ;)
Aaaaaahi las madres. Besos para todas ellas y para tí otro de vuelta.

Vida dijo...

Isora, las madres son totales! Viva la cultura de las madres que nos dan tuppers llenitos de comida casera y buena!
A mí se me olvida devolver los tuppers y luego me echa la bronca, que no gana para tuppers la pobre.

Un beso y un tupper con tortilla de patata que es mi comida favorita.

angela dijo...

Y aprovecha ahora que puede mandarte los tupper, cuando se van te queda el recuerdo y la añoranza. Y ese saborcito de comida de mamá que por muchos tupper que tú prepares, no son lo mismos. Os envidio y admiro a las madres.

Susana dijo...

Pues no sé qué te diga, chica! Cierto es que como mi madré no cocina nadie, pero prefiero hacerme la comida yo misma. Supongo que es porque me relaja la cocina, así que en momentos de "crisis" me meto a cocinar y salgo como nueva! Lo malo (si es que se le puede decir así) es que suelo acabar con el congelador lleno hasta las trancas.

Eso sí, hay algo a lo que nunca digo que no. Cada vez que mi madre hace paella o rancho me traigo a casa una fiambrera (aquí no son tarteras sino fiambreras) con una ración. Es que le sale tan rico....

Besos sabrosos!

Patri dijo...

Jajajaja Si es tan cierto como la vida misma!! Benditas madres que nos quieren ver grandes y lozanos... Pero a ver quien es el guapo/a que les hace comprender a nuestras queridísimas que estamos en plena operación bikini (yo en la trikini, que estoy muy fondón XD) y que no podemos comer tanto!!! Porque seguro que el tupper va hasta los bordes de comida y uno se lo papa todo XD Por cierto, aquí en las Galicias, también se le llama fiambrera ;-)

Muchos besis bruji, espero que poco a poco estés mejor :-)

http://www.youtube.com/watch?v=lHAUH8fF_2Q

Vida dijo...

Angela, cuánta razón tienes! Hay que aprovechar al máximo. Como los tuppers de una madre nadaaaa!

Un abrazo.

Vida dijo...

Susana, a mí no se me dá mal cocinar pero no tengo tiempo (porque no me organizo bien y me disperso) y al final no cocino. De todas formas el saborcito de la comida de mi madre no es como la mía. Son diferentes, y como dice Angela más arriba hay que aprovechar, ella está encantada de alimentarme y yo de ser alimentada, jejeje.

Por cierto ¿qué es rancho?

Un beso, guapa.

Vida dijo...

Patrix, como eres... operación trikini dice, jajaja! Pero si tú estás estupendo, todo delgadico. Pues si que tienes razón, los tuppers vienen a reventar... como siga comiendo de los tuppers de mi madre y toda la cantidad que me pone me voy a poner ternesca...

Sí estoy mejor, gracias majo y muchas gracias por la canción, me encanta!!!

Un besi.

mária dijo...

Pues sí, creo que una de las misiones de las madres es cebar a los hijos. Para la mía, siempre he comido poco.
Y por supuesto el día que voy me vuelvo con el tupper.
Benditas madres en peligro de extinción.
Besos.

Vida dijo...

María, la palabra cebar no es muy bonita pero la verdad es que nos ceban, jajaja! Para todas las madres no comemos nada, y además deben tener una visión distorsionada de la realidad porque aunque hayas cogido unos kilos de más te siguen diciendo que estás muy flac@. Y cuando les comentas que te duele algo, lo primero que te preguntan es si estás comiendo bien, para ellas comer bien es comer cantidades industriales (o directamente lo afirman, "eso es que no estás comiendo bien").
Ay! que madres estas.

Un besazo.

Elchiado dijo...

Hola Vida... la "familia" es laaaaaaaaaaaaaarga, laaaaaaaaaarga, pero uno va sacando tiempo de donde se pueeeeda... Mi musa, no creas, es tímida, pequeñita y caprichosa como un niño consentido... pero bueeeno, nos vamos tolerando mutuamente. Me gusta mucho el aspecto de tu blog, es transparenteeeee, luminoso y me hace mucha gracia tu foto del perfil (ya veo que tú no llevas enaguas, más práctica y cómoda para la Vida)

Pues eso, que supongo que en toda mujer debe existir un gen que se activa cuando tiene algún hijo y ya no puede dejar de preocuparse por el sustento de sus entrañas: la naturaleza las programa para ello, no hay duda. De hecho, de las peores pesadillas para una madre, es que su hijo sea inapetente.

Bueno, cooooomo hablo... pues un beso y gracias por tu sonrisa (lo de la tarta de cerezas no sé si te lo podré perdonar) Yo de regalo te he traído un par de tupper...

Vida dijo...

Hola Elchiado, cierto es que la familia bloguera es muy grande, y a veces falta tiempo, pero es una satisfacción. Me alegra mucho que te guste mi blog, cambié la decoración no hace mucho, así que binevenido a la republica independiente de mi blog, jejeje...

Sí, yo no llevo enaguas, directamente llevo calzas, así me resulta más fácil subirme a los árboles.

Eso pasa también con los animales, venga a alimentar a sus crias pero lo que me resulta curioso es que ya estoy crecidita y me sigue alimentando. Por mí está genial, como la comida de una madre, nada de nada.

Por cierto, no me has dicho de que son los tuppers...

Un abrazo.

Catina dijo...

Me gusta mucho este blog! si queréis seguir otro blog de 'tuppers' i vida de estudiante visitad el blog 'Vida de tupper', de cuatro estudiantes de Periodismo de Barcelona. http://www.desdebellaterra.com/vidadetupper/

Gracias :)

Publicar un comentario