miércoles, 26 de mayo de 2010

Despedidas


















Esto ya lo he comentado en varias ocasiones pero según los budistas una de las causas del sufrimiento es el apego. Las cosas, las personas, las relaciones, etc., son transitorias. Si me resisto al cambio y no suelto aquello que se tiene que ir, sufro. Sufro y me cierro a todo aquello que ha de venir.

Cuando decimos adiós a las personas, o nos lo dicen a nosotros, nos encontramos con que las despedidas pueden ser de varias clases. Voy a mencionar tres de ellas:

Las despedidas amables, en las que las personas se van con una sonrisa, con honestidad y sin rencor.

Las despedidas desagradables, acompañadas de ira, amargura y malos modos.

Y las despedidas inexistentes, es decir las que se conocen con el nombre de “a la francesa”.

Particularmente a mí estas últimas me parecen horribles. Quizás por miedo, cobardía, egoísmo, falta de modales, educación, empatía, o vaya usted a saber, hay gente que desaparece, de un día para otro, sin un adiós o una explicación. Sin darnos la oportunidad de darles las gracias por haber pasado por nuestras vidas…

A continuación os dejo el origen del término “despedirse a la francesa”:

Durante el siglo XVIII había entre las personas de la alta sociedad francesa una moda que consistía en retirarse de un lugar en el que se estaba realizando una reunión o velada, sin despedirse, sin siquiera saludar a los anfitriones. Llegó a tal punto este hábito, que era considerado un rasgo de mala educación saludar en el momento de la partida. No se objetaba, por ejemplo, que la persona mirase el reloj para dar a entender las circunstancias por las que ella debía retirarse, pero de ninguna manera se veía con buenos ojos que el asistente saludase antes de ausentarse. Esta costumbre, en Francia dio origen al dicho “sans adieu” (sin adiós), que el lenguaje coloquial español acuñó en la forma "despedirse a la francesa", pero en este caso como equivalente de reprobación del comportamiento de alguien que, sin despedida ni saludo alguno, se retira de una reunión.

Esto al final, con el paso del tiempo, fue mal visto, y ahora, supongo que para compensar, se despiden con cuatro besos.

14 Caricias:

La magia del corazon dijo...

Pensaba que esto que desaparezcan solo me pasaba a mi.. ya veo que es más común. pues es una pena que sea así..
:)

Vida dijo...

Magia, es muy común, a todo el mundo le ha pasado alguna vez, eso me ha hecho reflexionar y preguntarme si yo lo hice, pero no lo recuerdo. Espero que no...

Un abrazo y un hasta pronto.

Isora dijo...

Vida, encanto, igual nosotras también hemos desaparecido de la vida de alguien a la francesa sin darnos cuenta, pero me pasa como a ti, lo pienso y no lo recuerdo. Qué feo que está eso de desaparecer sin más, a la francesa... en fin, hay gente muy dada a eso, quizás no les importan los sentimientos de los demás, o no le importaba mucho la amistad que tenía con esa persona de la que en su día olvidó despedirse, que en algunos casos es para siempre, despedida inexistente, ;) como bien comentas tú.

Besitos.

mária dijo...

Pues a mí las despedidas desagradables tampoco me gustan. No entiendo por qué uno no puede despedirse de una manera amable.
Y la francesa, no la entiendo, para nada.

Pásate por mi blog que tengo algo para tí.
Besos

Vida dijo...

Isora, esperemos que no nos encontremos más personas que se despidan a la francesa en nuestras vidas. Es preferible que se despidan de un@, podrá ser más o menos doloroso pero al fin y al cabo sabes a lo que atenerte.

Besitos.

Vida dijo...

María, a mí tampoco me gustan las despedidas desagradables pero las prefiero a las de desaparecer sin despedirse, no soporto la incertidumbre. Lo peor es que te preocupas pensando que a esa persona le ha pasado algo, llamas, mandas un sms, un email, etc. pero no obtienes respuesta, hasta que te das de bruces con la realidad...

Gracias por el regalo, guapa.

Un beso.

Patri dijo...

Cuando alguien utiliza el "despido a la francesa" es porque no le importa demasiado a la persona que se lo hace. De todos modos tenemos que evitar en la medida de lo posible que nos afecte ya que si ha sido de ese modo, es porque realmente esa persona tenía poco que aportar en nuestra vida y que solamente nos estaba aguantando por lo pronto... Esta es otra parte mas de la vida...

"Cuando alguien te de la espalda, tócale el culo" :p jajajaja

Un besi ;-)

Vida dijo...

Patrix, no sé, mucha la gente lo hace por no enfrentarse, lo que viene siendo cobardía supina o terror, aunque el egoísmo también puede jugar un papel importante. ¿Qué más dá? quizás debiramos centrarnos en las personas que sí están en nuestras vidas y a los que se fueron sin despedirse, les decimos adiós sin rencor.

¿Y ese dicho? ¿Te lo has inventado, bribón?

Un besi.

Patri dijo...

Es una adaptación de otro dicho que dice:
"si el mundo te da la espalda, tócale el culo"
Cualquiera de los dos es la mar de interesante ;-)

Muchos abrazos, como gotitas de lluvia :-D

mária dijo...

Oye...que me fuí sin despedirme...y he pasado para hacerlo.
Nos vemos!..besos.

Vida dijo...

María guapa, tú siempre te despides, eres un sol!

Besitos.

angela dijo...

Puede ocurrir que algunas personas no se despidan y se vayan sin decir nada porque en realidad se sientan inferiores, y no sepan hacerlo mejor. ¿lo habéis pensado?

Vida dijo...

Angela, sí lo he pensado, a veces es difícil ponerse en la piel de los demás...

Raquel dijo...

Gracias, gotita de mi oasis!!

Publicar un comentario