jueves, 22 de abril de 2010

El libro tibetano de los muertos

























Hoy me apetece hablar de un libro que tengo pendiente de leer, además al final os pongo un documental muy interesante sobre el libro. Espero que lo disfrutéis.

El llamado Libro Tibetano de los Muertos ha sido reconocido durante siglos como un clásico de la sabiduría budista y del pensamiento religioso. Más recientemente, ha alcanzado gran influencia en el mundo occidental por sus penetraciones psicológicas sobre el proceso de la muerte y del morir, y por lo que puede enseñarnos acerca de nuestras vidas. También ha resultado de ayuda en los procesos de duelo de personas que recientemente han perdido a algún ser querido.

El nombre de la obra en Tibetano es Bardo Thodol (Liberación mediante la comprensión en el estado intermedio). Su intención es la de preparar la conciencia del moribundo para las adversidades y transformaciones del más allá. Su profundo mensaje es que el arte de morir es tan importante como el de vivir. Nos muestra los funcionamientos de la mente en sus diversas manifestaciones "aterradoras y tranquilizadoras, iracundas y hermosas", que aparecen más claramente en la conciencia del difunto. Reconociendo dichas manifestaciones podremos alcanzar el estado de iluminación, tanto en esta existencia como en la venidera.

Según la tradición Tibetana, el Bardo Thodol es una de las obras de Padma Sambhava (el fundador del Lamaismo) en el siglo VIII d.C. ocultadas en secreto a fin de preservarlas para futuras generaciones posteriores y que había de revelarse cuando el tiempo estuviese 'maduro'. Durante la persecución del Budismo por Langdarma a comienzos del siglo IX se escondió el texto con apropiadas ceremonias místicas, bajo las rocas, en cuevas y en innumerables escondrijos a fin de preservar a este y a innumerables libros del periodo prístino del Budismo Tibetano a fin de impedir su destrucción. Debido a que la mayoría de los miembros de la Orden Budista fueron muertos o expulsados del Tibet, estas escrituras enterradas permanecieron allí donde se las había ocultado, muchas se recuperaron posteriormente en los siglos siguientes, denominándoselas Termas, termino derivado de la palabra Gter que significa "Tesoro" y a quienes descubrieron estos tesoros espirituales y propagaron sus enseñanzas se les llamo Tertones o "Reveladores del Tesoro".

Los budistas, una de las grandes religiones de la humanidad, creen profundamente en la reencarnación. Además consideran que esta vida que llevamos está signada por el dolor. Solo liberándonos de esta existencia o vida podremos alcanzar la felicidad o el Nirvana.

Para la religión budista no existe el concepto como un paso a la nada o al infierno, todo sigue en el eterno sansara y nos reencarnamos continuamente.

Para los budistas orientales debemos liberarnos de esta vida de todo sufrimiento. Esta liberación puede ser en vida mediante la iluminación como lo hizo el gran Siddharta o mediante el período (o Bardo) de 49 días que es el estado intermedio entre la vida que acaba y la vida que se reencarna. Ese tiempo que los occidentales consideran muerte para los tibetanos solo es un estado intermedio entre el fin de una vida y la reencarnación en otra.

Este libro comparte una de esas extrañas tradiciones de los libros sagrados. Se dice que aquel que lo lea al menos una vez en la vida se salvará de todos los tormentos de la muerte.

10 Caricias:

Isora dijo...

Vida, tú lo dijiste anoche, qué casualidad... Nunca había oido hablar sobre El Libro Tibetano de los Muertos, pero me ha parecido muy interesante lo que acabo de leer.
El tema que trató Elisabeth Kubler está muy relacionado con todo esto del libro de los muertos tibetano, ella se especializó en cuidar a los enfermos terminales, y a los que estuvieron en el umbral de la muerte y volvieron a esta dimensión también; a unos los ayudaba y los preparaba con sus conversaciones, y los otros la ayudaron también a ella a comprender mejor qué se siente cuando estás en el umbral de la muerte... Estos últimos hablaban de una luz, de una liberación de tu cuerpo, como las mariposas cuando se liberan del capullo y vuelan...
Buen día lleno de sonrisas para ti.

Vida dijo...

Isora, las casualidades no existen... por alguna razón tenemos una conexión muy grande lo cual me parece genial y alucinante :)

Yo tampoco conocía la obra de la Dra Kubler y la verdad es que empezaré a leer algo de ella porque el tema me interesa y, especialmente, la forma en cómo lo trata.

El libro tibetano de los muertos también habla de esa luz a la que hace referencia la Dra Elisabeth.

La primera parte del libro describe el momento de la muerte ("Estado Transitorio del Momento de la Muerte"), la segunda trata acerca del momento inmediato después de fallecer ("Estado Transitorio de la Realidad") y la tercera parte maneja las cuestiones prenatales ("Estado Transitorio del Renacimiento"), incluyendo el nacimiento de los instintos.

Te deseo un buen día y un feliz fin de semana.

Patri dijo...

Buenos días Bruji!! :D

Ese libro lo tengo yo!!!! jajajaja

Y lo más raro es que lo tenía hay olvidado entre otros libros. Cuando pueda lo leeré con gusto ;)

Arriba en tu entrada haces mención al budismo como religión, pero yo creo que no lo es. Creo que es más como una filosofía, un modo de vida, una actitud en la vida. No hay que tenerle Fe ni rezarle a nadie...

Por cierto, en mi blog puse una entrada copiada del tuyo, pero al final del texto mencioné tu blog, así que no me llames a Ramoncín!!! jajajaja

Un besi y buen fin de semana :D

Patri dijo...

He tenído un fallo gramático... En donde escribí "hay" quería decir "ahí" jajajaja :P

Vida dijo...

Patrix, puedes llamarlo como quieras: filosofía, modo de vida, actitud, sentimiento, ideas... el término religión no tiene por qué ser necesariamente negativo.

La fe es importante, ya que empieza por uno mismo... Si te tienes fe serás fiel a tu verdadero yo. Hay que creer primero en algo (incluso no creer en nada es una creencia) para poder actuar conforme a esas creencias y ser consecuente.

En cuanto a rezar, miralo como un ritual, como un instrumento para comunicarte, cuando una persona habla consigo misma o contempla la naturaleza durante un tiempo con adoración es una forma de oración.

Espero que te leas el libro y luego me cuentes las impresiones te ha causado, yo tengo una pila de libros para leer, pero te puedo asegurar que el libro de los muertos será un próximo objetivo en mis planes de lectura.

Ay! Pusiste un hay en vez de un ahí.

Un besi.

Vida dijo...

Por cierto, no pasa nada. Todos nos alimentamos de la información que aparece en estas aguas, a veces turbias, a veces claras, de internet. No tengo ninguna intención de llamar al del pollo frito...

Amigas dijo...

Hola vida, este libro me lo leí hace algunos años y tengo pendiente volver a leerlo. No es un libro que yo "recomendaría", creo que es una de esas lecturas que uno tiene que encontrar, descubrir... y por supuesto con mucha apertura de mente porque el concepto que tenemos de la vida y la muerte en nuestra cultura en general, no tiene nada que ver con lo que se expresa en este libro.
Besitos. Ro

Raquel dijo...

Para mí también es un libro que tengo en mi lista de libros pendientes para cuando llegue el momento,veré el documental. Leí muchos libros sobre este tema, más de científicos y distintas experiencias personales. Os dejo algunos por si os interesa: Todos los de Brian Weiss (en especial Los mensajes de los sabios)Rosemary altea como el águila y la rosa, los libros del doctor Rymond Moody, libros sobre experiencias cercanas a la muerte (hay muchos), y mil cosas más que si interesan se pueden encontrar.

Vida dijo...

Ro, cierto es que hay que tener la mente abierta para leer este libro... Pero por lo poco que he leído nos enseña a comprender y nos libera de nuestros temores en ese paso de transición de la vida a la muerte.

Un besito guapa.

Vida dijo...

Raquel, muchísimas gracias por los libros que nos recomiendas, de los que has mencionado sólo he leído el de Brian Weiss (ese y otros más). Jolín! que porrón de libros para leer, jajaja!

Un besazo.

Publicar un comentario