lunes, 18 de mayo de 2009

Los niños índigo



















Una nueva raza humana, más sensible y democrática, menos autoritaria y manipuladora, ya comienza a poblar el Planeta. Se trata de seres especiales aunque tan terrenales como sus padres. Solo que, a diferencia de estos, traen consigo la tarea de propulsar cambios en la humanidad. Son niños sensibles, perceptivos, psiquicos, aman la naturaleza, afectivos, respetan la vida, se conectan con el amor, son espirituales.

Se les denomina a nivel internacional INDIGO porque su campo energético, también llamado aura, vibra dentro de un espectro azul índigo, lo que corresponde a una vibración de expansión de conciencia, cuyas características principales son la sensibilidad, intuición y espiritualidad.

Estos niños y jóvenes de la nueva generación se caracterizan por la autosuficiencia, el desafío o cuestionamiento a la autoridad, la hipersensibilidad, la habilidad de hacer varias cosas a la vez, la rapidez, los intereses precoces de orden intelectual y/o espiritual, entre otras.

Algunos de ellos pueden ser niños superdotados, con un coeficiente intelectual extraordinariamente elevado. A veces son erróneamente catalogados con Desórdenes de Deficiencia de Atención e Hiperactividad. Muy a menudo se los etiqueta como “niños problema” que presentan supuestas dificultades de aprendizaje en general por ser inquietos, veloces y se aburren fácilmente.

Son niños hipersensibles.

1. Fisicamente: sus sentidos están más activos.

Vista: Abarca un mayor campo visual. Algunos pueden percibir los campos energéticos (aura) de las plantas y animales. Son hipersensibles a la luz fluorescente, lo que puede acarrear problemas de lectura y escritura.

Audición: Sus sentidos auditivos también son muy desarrollados. No soportan los gritos y los ruidos estridentes.

Olfato-Gusto: Tienen preferencias muy definidas en cuanto a comidas, sabores y olores.

Tacto: A nivel táctil, se observa la mayor sensibilidad y no soportan los textiles sintéticos ni el roce de una etiqueta.

En general, su metabolismo es remarcable, es decir, metabolizan más con menos alimentos o descanso, porque se nutren de otra energía (prana, chi o ki). Por eso duermen poco, comen poco... y tienen energía en exceso.

2. Emocionalmente: su sensibilidad se manifiesta en una gran aptitud para percibir a los demás. Rechazan toda manipulación, violencia, control. Su supuesta “rebeldía” no es más que una gran honestidad, con ellos mismos y con los demás.

3. Psíquicamente: se observa capacidades inherentes de habilidades para la sanación, manejo de energía a distancia, clarividencia, telepatía, lectura con la mano, precognición y telequinesia.

4. Espiritualemente: pueden conectarse más fácilmente con la Esencia o Fuente y tienen acceso a esferas espirituales más fácilmente (si no se los invalida a través de influencia sociocultural materialista). Les atrae mucho desde temprana edad los temas espirituales.

¿Por qué están aquí?

Los niños y jóvenes índigo son conscientes de que tienen una “misión especial”. Tienen una mirada antigua, profunda y sabia. Sus ojos son las ventanas de sus sentimientos y alma. No se esconden como los demás. Son muy viejas almas en cuerpo de niños. Son los que aceptaron regresar para ayudar al planeta. Estos niños tienen el conocimiento de quiénes son y para qué están aquí.

La educación de los niños índigo.

Estos niños tienen una mayor capacidad para percibir y procesar información, lo que implica que sus maestros (tantos los padres como los educadores), deben aprender a manejar y canalizar estas habilidades.

Se trata de niños y jóvenes que requieren en su entorno la presencia de adultos emocionalmente estables y seguros. No pueden aceptar un sistema de sociedad que no esté basado en el amor.

Estos niños creen en sí mismos. Representan un reto para sus padres y educadores. Exigen de nosotros una atención especial y nos piden salir de los esquemas tradicionales de educación. Vinieron para abrir caminos, y nos escogieron para que les ayudemos a ser entendidos y escuchados.

3 Caricias:

El Editor dijo...

Me llama la atención que un blog que promueve "Pensamientos sobre la vida y el amor"
difunda una idea discriminatoria y racista como la de los Niños Índigo.
Esta idea generada en los años 80 por una estafadora profesional ya se sabe que carece de cualquier prueba de su existencia.
Loscreadores y seguidores de esto no sólo pregonan el racismo sino también el negocio con los más desprotegidos: los niños. Se aprovechan de ellos y de sus familias para comerciar y alientan que los que sufren de algunae nfermedad que dejen los tratamientos médicos.
¿esto se difunde desde esta página?

CARLOS Q.
www.indigoreal.blogspot.com

Vida dijo...

No, desde aquí no se difunde nada. Son pensamientos, ideas, citas, artículos (algunos propios y otros ajenos) que cuelgo en mi blog por muchos motivos: porque me llaman la atencíon, me parecen curiosos, o porque me apetece en un momento dado ya que para eso es mi blog y me siento libre para publicar lo que yo crea oportuno y porque además, no creo que hagan daño o sean nocivos. No encuentro nada discriminatorio en el artículo, y según lo que he leído sobre los niños índigo, índigo podríamos ser todos los que tenemos un mínimo de sensiblidad. En un libro que he leído recientemente sobre el tema habla de niños índigos autistas y con el síndrome de down. Se habla de amor y no encuentro la discriminación por ningún lado, al contrario, estos niños suelen ser problemáticos. No soy una entendida en el tema ni lo quiero ser, pero se les ha llamado niños índigo como se les podía haber llamado niños hipersensibles, niños X o "lo que sea". A la gente le gusta poner etiquetas. Otra cosa es el uso que hagan determinadas personas (incluso la autora del término) con la información sobre el tema (campamentos, escuelas, etc. solo para niños índigo)y comercien abiertamente con el tema, con lo que no estoy de acuerdo para nada (aunque eso es en lo que hemos convertido la sociedad de hoy, en un gran comercio global donde la moneda de cambio es el ser humano). No soy una persona sectaria en absoluto y no colmulgo con ninguna idea, religión o corriente de pensamiento. Voy "picando" de un lado y otro y adopto lo que más encaja a mi persona según el momento de mi vida y también tengo el derecho de cambiar de opinión. Mi única religión es el amor. Desde este foro no se pretende causar polémica alguna y siento que te hayas sentido ofendido. Me hubiera gustado que, antes de publicar tu comentario, pidieras mi opinión a través de un email.

Un abrazo, Carlos.

Megan Langdon dijo...

Soy índigo y me cuesta muchísimo integrarme a la sociedad. Me frustra el modelo armado de terminar el colegio, luego la universidad, trabajar... Siempre y todos hacen lo mismo. Se que puedo hacer algo diferente pero no se como. No puedo manejar el mundo 'real'

Publicar un comentario