miércoles, 2 de junio de 2010

No tengas miedo

























El miedo nos paraliza, nos esclaviza, nos enferma, nos va pudriendo por dentro...

Por eso:

Si te rompen el corazón, no tengas miedo de volver a enamorarte.
Si tú trabajo no te hace feliz, no tengas miedo de cambiar de profesión.
Si tus amigos te fallan, no tengas miedo de hacer nuevas amistades.
Si te caes, no tengas miedo de volver a levantarte.
Si alguien te hace daño, no tengas miedo de confiar en las personas.
Si no te aceptan, no tengas miedo de aceptarte a ti mismo.

P.D: Mi amigo Víctor me ha dicho qué flores de Bach son buenas para combatir el miedo:

MIMULUS (Mímulo): Miedo a cosas conocidas
ROCK ROSE (Heliantemo): Terror, pánico
ASPEN (Álamo temblón): Temores y preocupaciones de origen desconocido
CHERRY PLUM (Cerasifera): Miedo a perder la razón
RED CHESTNUT (Castaño rojo): Miedo por los demás, anticipando posibles desgracias

15 Caricias:

La magia del corazon dijo...

cierto!! van bien para el miedo y para muchas cosas.. fueron mis compañeras durante bastante tiempo y ahora siempre llevo "rescate" por si a caso.
el miedo? sí nos bloquea, aunque he logrado ver que si uno/a se va queriendo un poquito más cada día a sí mismo van desapareciendo esos miedos porque te sientes más seguro/a..

gracias x esta reflexion

mária dijo...

Totalmente de acuerdo,el miedo paraliza y no nos deja disfrutar de la vida. En nosotos está el irnoslos quitando poquito a poco.

Cuando estos desaparecen, no tienes nada que temer.
Yo tambien llevo "rescate", afortunadmente hace tiempo que no lo uso.
Besos.

Elchiado dijo...

Yo pienso que una cierta "dosis" de miedo es necesaria, nos hace estar alertas y no perder el punto de mira en muchos aspectos. Si lo prefieres, hablaré del miedo como una señal, como un estímulo que nos permite mantener la guardia. Eso sí, sobrepasada la "dosis" necesaria, el miedo abre brecha desde dentro, como una úlcera; y estas heridas, las que nacen desde los tejidos profundos, son las más difíciles de curar y las más peligrosas de cara a infectarse de otros males.

Besitos sin miedo.

Isora dijo...

Pienso que hay varios tipos de miedos, el infundado, que es al que nos referimos la mayoría de las veces por nuestros blogs, y el miedo del que habla Elchiado, el que está ahí para avisarnos de un peligro verdadero, el que te pone alerta para salir corriendo en un momento determinado, el que te está avisando que algo va mal, ese miedo muchas personas lo intuyen, como los animales, y otros no tanto, se dan cuenta del peligro casi cuando está ocurriendo.
El primer miedo es el que nos tenemos que ir quitando de encima, ese miedo infundado que solo sirve para amargarnos la vida, hay que eliminarlo porque es el que nos paraliza, el que no nos deja vivir tranquilamente, el que no te permite avanzar, ese fueeeeeeeera, el segundo miedo es necesario, pero ese miedo solo sale a flote en nuestra persona cuando realmente hay un peligro real, hay muchas personas demasiado confiadas que ya no ven el peligro en ningún lado, porque no sienten ese miedo, ese instinto animal del que hablo, y el peligro real existe, está claro.

Besos nada peligrosos.

Vida dijo...

Magia, gracias a tí por visitarme. Si nos amamos a nosotros mismos esos miedos desaparecen, totalmente de acuerdo.

Un beso.

Vida dijo...

María, sólo hay que desearlo, amarnos y aceptarnos a nosotros mismos y querer vivir la vida con intensidad. Los miedos nos quitan oportunidades y no nos dejan ser quien realmente somos. Carpe diem.

Un beso.

Vida dijo...

Elchiado, se lo que quieres decir pero no me refiero a ese tipo de miedo. Tú hablas del miedo desde el punto de vista biológico, como mecanismo de supervivencia y de defensa para responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia. En ese sentido es normal y beneficioso para los individuos.
Yo me refiero al miedo desde el punto de vista psicológico, emocional, social y cultural, miedo que nos provoca angustia, que nos estanca y no nos deja vivir experiencias maravillosas.

Besitos.

Vida dijo...

Isora, se puede decir más alto pero no más claro, eso es! Es lo que acabo de escribir justo encima, respondiendo a nuestro amigo Elchiado. Vivamos sin miedo para exprimirle a la vida todo su jugo y así aprender y ser felices.

Besos y abrazos.

Susana dijo...

Como bien decís, una cierta dosis de miedo es necesaria. Ahora bien, cuando esa cierta dosis empieza a ser tóxica y te impide desarrollar nuestro máximo potencial, cuando te paraliza cuerpo y mente, entonces es cuando hay que hacer lo posible (y lo imposible) por desterrarlo.

Como bien se ha dicho por aquí arriba, nada mejor que aprender a quererse, a confiar en un@ mism@ para que el miedo empiece a reblar (como decimos por aquí; retroceder en el resto de sitios). A veces parece muy difícil, parece que no encuentras motivos para ello, pero si buscas acaban por aparecer. y como muestra un botón (¿quién iba a decirme que me iba a cambiar tanto la vida en tan poco tiempo?).

Un fuerte abrazo con beso de propina.

Susana dijo...

Ah, por cierto! Preciosos mensajes los del principio del post. ¡Me los quedo! (con tu permiso).

Besos y abrazos repetidos.

Vida dijo...

Susana, eso es lo ideal, desterrar los miedos paralizantes y absurdos para seguir creciendo como personas y experimentar situaciones nuevas y maravillosas. Estoy feliz de que tu vida haya dado un giro tan estupendo, te lo mereces guapa!

Me alegra mucho que te gusten dichos mensajes, tienen mi copyright así que tienes permiso para quedartelos.

Besos y abrazos también para tí.

Patri dijo...

Para mi la mejor forma de tratar un miedo, es aceptarlo con los brazos abiertos y sumergirse en él. Cuando aceptas ese miedo, desaparece por si sólo... En realidad es nuestra mente la que lo crea y la que lo hace desaparecer... Recuerdas cuando te daba mucho miedo conducir? Y ahora en cambio, te relaja y disfrutas haciéndolo ;)

Un besi desde las Galicias :-P

Vida dijo...

Patrix, es verdad, la mejor forma de superar un miedo es aceptarlo. En este caso estamos hablando de fobias. Y claro que me acuerdo de mi fobia a conducir!!! Pero es agua pasada y ahora soy como Penelope Glamour, con mi Montxito (mi coche) hasta el infinito y más allá. Jijijiji.

Un besi desde los Madriles.

atuladomivida dijo...

Tienes un blog precioso..

Vida dijo...

Muchas gracias, atulado y gracias por visitarme.

Un saludo.

Publicar un comentario