domingo, 2 de agosto de 2009

Donde el corazón te lleve

















¿Es sólo una tonta impresión mía, o parece que hoy en día las personas se implican cada vez menos las unas con las otras? ¿Por qué la mayoría de la gente tiene miedo a comenzar una nueva relación después de sufrir una rotura de corazón? ¿Para no volver a sufrir? ¿Por comodidad? Podría pensar que se trata de un modo de vida libremente elegido pero, entonces, ¿Por qué los seres humanos se sienten cada vez más solos? Yo sólo se que el temor a sufrir impide volver a sentir...

"Detras de la libertad se esconde frecuemente la dejadez, el deseo de no implicarse. Hay una frontera sutilísima, atraversarla o no atraversarla, es asunto de un instante, de una decisión que se asume o se deja de asumir, de su importancia te das cuenta sólo cuando el instante ha pasado, sólo entonces te arrepientes, sólo entonces comprendes que en aquel momento no tenía que haber libertad sino intromision: estaba presente, tenías conciencia, de esa conciencia tenía que nacer la obligación de actuar. El amor no conviene a los perezosos, para existir exige gestos largos y precisos..."

Donde el corazón te lleve - Susanna Tamaro

9 Caricias:

Joseba dijo...

si es una tonta impresion tuya, tambien es mia... hombre, creo que después de una rotura de corazón es bueno dejar un tiempito de asimilación pero no cerrarse del todo a lo que pueda venir. nunca se sabe si la cura adecuada está o no por llegar... pero si es cierto que cada vez es mas dificil iniciar una estrecha relacion ya sea de amistad o más con una persona.... la gente se vuelve mas desapegada o algo asi, es raro....

Abrazos¡¡

Susana dijo...

No tengo la explicación a tu pregunta, Vida. Tan sólo tengo mi propia reflexión; si te sirve....

Pienso que el ser humano, hombre o mujer, es un ser social por naturaleza. Cierto es, sin duda, que hay quien escoge estar solo; pero por norma general todos y todas aspiramos a vivir en sociedad y en pareja. No es menos cierto que, como dice mi hermana, no deberíamos buscar a nuestra media naranja, puesto que nosotr@s mism@s somos una naranja completa.

Metáfora tonta a un lado, lo que intento decir (sin mucho acierto, me temo) es que antes de tener relaciones (del tipo que sean) genuinas, "sanas", debemos estar a gusto con nosotr@s mism@s, en soledad. Una vez que somos capaces de estar a gusto en nuestro pellejo, y de aceptarnos y querernos tal cual somos, sólo entonces el resto de relaciones serán plenamente satisfactorias, puesto que no necesitaremos la aceptación de nadie para ser felices.

Al fin y al cabo, la felicidad está dentro de un@ mism@.

Abrazos pretos. Y algún besillo de "propina".

P.D. Siento el "chorizo" de comentario. Me emomciono y....

Susana dijo...

Ah, por cierto. Hay algo que me gusta decir en caso de duda ante una posible nueva relación (de pareja, en este caso). Con frecuencia tenemos miedo de arriesgarnos "por si no funciona". En ese caso me pregunto: ¿Y si funciona?

Vida dijo...

Joseba, cierto es que después de una ruptura se necesita un tiempo, hay que pasar la etapa de duelo pero es que hay gente que se escuda en esa etapa y se puede pasar así años o incluso de por vida!!! Y estoy contigo en que entablar cualquier tipo de relación, de amistad o de amor, en esta sociedad es cada vez más complicado, las personas no están dispuestas a dar, cada vez dan menos, es verdad que es muy raro y a mi me tiene desconcertada...

Vida dijo...

Susana, totalmente de acuerdo con lo de la naranja entera. No se puede querer a los demás si uno no se quiere a sí mismo. Pero aún así sigo pensando que la manera de relacionarnos los unos con los otros está cambiando.. cuanta más tecnología más individualistas nos volvemos. Hay más egoísmo en el ambiente, se ha llegado a un nivel de desconfianza tan grande que cuando eres ambable y buscas hacer amigos como se ha hecho toda la vida, la gente te rechaza, te malinterpreta o te mira raro... Ni siquiera nos relacionamos igual en los bares y sitios de copas...

Vida dijo...

Sí, Susana, la gente se pone la venda antes de que le salga la herida... Da mucho que pensar.

Joseba Morales dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Susana,lo de la naranja es genial¡¡¡ pero tambien con vida como dije antes. es una sensacion que tambien me llega, de hecho eso de la desconfianza cuando uno va con toda la mejor intencion del mundo es una verdad como un templo... da que pensar y mucho

Y tanto da que va a ser tema en candela y cia. sip, el tema merece darle un poco a la neurona

Raquel dijo...

estoy tan aburrida de corazas, me he encontrado en el camino con todo tipos de miedos cuyas consecuendias finales sólo han traído dolor. "Vivir con las semociones bloqueadas solo acarrea infelicidad y soledad" Rosseta forner. Pero cada persona debe superar sola sus miedos, es una cárcel donde´se está encerrado, hay que ser consciente y saltarlos. sólo así se podrán tener relaciones verdaderas. Desgraciadamente es muy difícil.

Patri dijo...

Yo tambien estoy de acuerdo en que las nuevas tecnologías. Y en concreto internet y sus redes sociales, están afectando al modo de comportarnos entre nosotros. Nos están haciendo más solitarios, distantes... Las redes sociales tienen una gran atractivo. Uno de ellos es que las posibilidades de "conocer gente" aumentan exponencialmente, ya que no existen distancias. Puedes estar sin esas "corazas" que tanto usamos en la vida real, ya que desde casa uno se siente seguro. Y si por cualquier razón no nos interesa seguir conociendo a otra persona, botón "sup" y listo... Pero se pierde algo muy muy importante. El contacto físico, el mirar a la cara del que te habla, salir de casa y quedar con la gente... Más del ochenta por ciento de la poblacion menor de 30 años está en alguna red social... De ahí que cada vez sea mas común oir a alguien que quiere conocernos, decir lo siguiente: Hola que tal? me das tu f....?? (un amigo mio hace eso...) Hay, con lo divertido que es conocerse en persona... Se nos va a poner "cara de libro" jajaja XD

Publicar un comentario