lunes, 24 de agosto de 2009

Carpe diem quam minimum credula postero























De vez en cuando decido "carpe-diemear", sí, cometer alguna pequeña locura, salirme de mi rutina o actuar por impulsos sin pensar demasiado en ello, aprovechando el momento de una manera casi infantil. Pero reconozco que no es lo habitual en mí y suelo meditar demasiado sobre todas las cosas y también postergarlas, a veces, hasta el olvido (especialmente cuando hace tantísimo calor, que es cuando más me aplatano). Todo acto tiene su consecuencia, me digo, así que será mejor que pienses antes de actuar... También me busco mil excusas para dilatar el momento o para no hacer nada. El caso es que cuando exprimo la vida como a un limón por lo general me da una dulce y deliciosa limonada. Pero después de alguna emoción, de vez en cuando, suelo volver al redil, a mi rutina tranquila y a perder el tiempo o, al menos, a no aprovecharlo ¿por qué lo hare? ¿es pura vaguería, miedo, inseguridad...? Sólo se que la sensación de perder el tiempo es una sensación espantosa.

7 Caricias:

me dijo...

es bueno

Joseba Morales dijo...

Holaaaaa se te exaba de menos¡¡ no se en que punto del universo nos conectamos pero fue way el hacerlo XD

Sobre eso nos parecemos mucho, yo voy a rachas o me lo pienso mucho o no me lo pienso nada y luego me arrepiento U_Uu ¡ojala algun dia encuentre el punto medio!

besotes¡¡¡ (no hacer nada depende para quien es una forma de felicidad... despues de todo, asi se es uno mismo, ¿no?)...

no dejes escapar muchos trenes por pensar demasiado si subirte o no, acuerdate que rara rarisima vez no hay otro tren en sentido contrario

Besotes¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Susana dijo...

Muy buena tu reflexión, Vida. Como dice Joseba, se te ha echado un montón de menos. Sí, sí.

Te entiendo mejor de lo que te crees, tal vez porque hasta hace nada era de las que dejaba escapar casi todos los trenes que pasaban a mi lado. Ahora es justo al revés, y la cosa no va mucho mejor. ¿Tal vez tengo que dar una vuelta de tuerca más? La verdad es que me cuesta horrores encontrar el punto medio, pero alguna vez habrá que hacerlo.

Besetes

Vida dijo...

Para "me": gracias...

Vida dijo...

Joseba, gracias yo también os echo de menos. Supongo que seguiremos teniendo más conexiones cósmicas porque veo que nos parecemos en bastantes cosas, lo cual es way, como tú dices. Encontrar el punto medio es lo ideal pero lo más dificil del mundo. Hagamos un pacto: cualquiera de los que nos relacionamos por estos mundos blogueros si encuentra la fórmula del punto medio o equilibrio, que la comparta, por favorrrr.

Un abrazote.

Vida dijo...

Susana, gracias a tí también y repito, yo os echo de menos a vosotros. Como estamos en la búsqueda del equilibrio en plan descubrimiento o hallazgo de la piedra filosofal o el santo grial pues intentaremos coger los trenes justos, "ni tanto ni tan calvo" que se dice. Con acercarnos al punto medio ya vamos bien, aunque no lo rocemos. Quizás el secreto sea huir de los extremos...

Besitos.

Raquel dijo...

Gracias por este nuevo verbo! Pues yo sí voy encontrando el equilibrio! Sigue a tu nombre, sigue la vida "porque la vida no hay que tomársela demasiado en serio" del libro Curso de vuelo para aspirantes de sueños.

Publicar un comentario