jueves, 4 de junio de 2009

Pensamiento positivo























Los pensamientos positivos tienen un poder tal que pueden transformar nuestra vida. Nos dan salud, alegría de vivir y nos convierte en personas maravillosas.
El pensamiento positivo parte del supuesto de que lo que determina cómo nos sentimos respecto a los sucesos que ocurren en nuestras vidas no son los propios sucesos, sino el significado que les damos en función de nuestras creencias, expectativas, valores y todo el bagaje de experiencias que hemos vivido anteriormente.
Bajo ese prisma, podemos entender que hechos idénticos puedan suscitar reacciones emocionales diferentes en distintas personas. Para ilustrar esto nos viene bien aquella vieja historia de dos vendedores de zapatos a quienes sus respectivas empresas enviaron a África para vender sus productos. Tan pronto como desembarcaron, el primer vendedor vio que todo el mundo iba descalzo y mandó un telegrama a su jefe: Vuelvo en el primer barco. Aquí nadie utiliza zapatos. Una semana más tarde llegó un segundo vendedor, el cual se encontró con la misma situación: sólo se veía gente descalza por las calles. Pero éste envió el siguiente telegrama a su empresa: Me quedo aquí. Perspectivas fabulosas. No tenemos competencia.

Todo depende del color del cristal con que se mira.

8 Caricias:

Joseba Morales "Moca" dijo...

la misma realidad, mismo momento y lugar desde perspectivas diferentes... se convierten en dos realidades totalmente distintas.

Eso me recuerda a una frase: "hay más en el cielo y la tierra de lo que tus ojos pueden ver, pequeño saltamontes" jajajaja ¿dónde la habré oido?

Besos¡¡

P.D.: que en paz descanse David Carradine.

Susana dijo...

Buen texto, Vida; de los que te hacen pensar si lo malo que nos pas es tan malo, y si lo bueno es tan bueno.

Lo malo es siempre un poco menos malo, seguro. Y en cuanto a lo bueno.... también es siempre un poco más bueno.

Abrazos pretos.

Vida dijo...

Joseba, hay que saber mirar, porque siempre hay mucho más...

Abrazos.

Vida dijo...

Susana, es cuestión de actitud ante los acontecimientos que no suceden... Como ejemplo puedo decir que tendemos a sentirnos mal cuando una amigo nos da una mala contestación y no nos damos cuenta de que no es algo personal sino que está pasando por un mal momento, pero nosotros nos ofendemos... y como este hay mil ejemplos más. Por otro lado a veces las cosas malas que nos sudecen sirven para que aprendamos y evolucionemos como personas... "No hay mal que por bien no venga".

Un beso.

Joseba Morales "Moca" dijo...

Una amiga siempre dice que una cosa es el mensaje que se transmite y otro el que se recibe. Y que, en este ultimo, pues no tenemos culpa de que se malentienda. Allá cada uno con lo que comprenda y lo que haga con esa información, lo importante es que estemos tranquilos con lo que decimos y hacemos. desde que comprndi y asumi esto vivo mas tranquilo....

Besos y abrazos

Juan M Megias dijo...

hola vida,perdon por mi tardanza,andaba liado con lo del generalife....que por cierto ya lo e visitado esta noche.un fuerte abrazo,sigo pensando que tus comentarios transmiten mucho,a mi por ejemplo me dan un punto mas positivo a todo.un abrazote fuerte.;)

Vida dijo...

Joseba, siguiendo por este camino podemos decir que se trata de la acitud que tengamos al recibir esa información. Una entrada antigua de este blog dice: "No te tomes nada personalmente. Cuando seas inmune a las opiniones y los actos de los demás, dejarás de ser la víctima de un sufrimiento innecesario."

Vida dijo...

Gracias Juan por las cosas que siempre me dices, me hacen sentir muy bien. Aquí se te recibe con los brazos abiertos, no importa lo que tardes en pasar por estos lares y menos si es por un motivo tan chulo como visitar el Generalife de noche.

Un abrazo.

Publicar un comentario