domingo, 23 de enero de 2011

Yo confío



















El universo nos proporciona lo que necesitamos, por eso yo confío. El tiempo de lo que nos ha de ser dado y de lo que nos sucede no coincide con el tiempo cronológico, por eso yo confío. Cuando siembro lo hago con dedicación y amor y cuando menos lo espero es cuando empiezo a recoger, por eso yo confío. Mis pensamientos y mis palabras están enfocados con fuerza y positividad a realizar mis sueños y a todo aquello que yo quiera lograr, por eso yo confío.

16 Caricias:

Patri dijo...

Buenos días guapa!! K tal a ido el cursillo?? Seguro que ha sido con aforo completo :D Estoy en total sintonía con lo que has escrito... Me ha recordado mucho a la forma de hablar que tiene Jose Luis Parise...

Feliz comienzo de semana!!

Besitos :D

Vida dijo...

Buenos días Patrix, el curso fue genial! Se quedaron personas fuera por lo que vamos a organizar otro cursillo en breve. Me alegro mucho que estés en sintonía con lo que he escrito, así es como me gusta verte.

Feliz comienzo de semana también para tí! Vamos hablando.

Besitos.

Isabel dijo...

Pues a las metas se llega con esa fuerza que demuestras en tus palabras.
Bonito pelo.
Un saludo.

Isora dijo...

Ante todo, Enhorabuena por el curso!!! Por lo que leo ha sigo todo un éxito, bieeen, ya saaabes... quiero ver fotos, aunque ya he visto alguna por ahí ;)

Mi aventura aceitunil muy entretenida, con un frío que pelaba como te comenté, pero las hojas de cebolla se portaron genial, aunque el sábado no me desprendí de ninguna, jajaja, pero bieeen, no me puedo quejar.

Yo también confío, preciosas palabras, aunque a veces nos desmotivemos debemos confiar.

Besos!!!

Raquel dijo...

confía, confía, yo me lo repito todos los dias y bueno, a veces de verdad lo creo y otras no! es muy difícil, pero sé que así tienes que ser y sí, hay que confiar!

Vida dijo...

Isabel, en efecto, a las metas se llega confiando, sin dudar ni un segundo.

Un abrazo!

Vida dijo...

Isorita, muchas gracias! Estoy muy contenta de como salieron las cosas.

Me alegro que estuvieras entretenida en tu aventura aceitunil aunque el tiempo te obligara a estar encebollada. Debe ser agotado pero al mismo tiempo me parece muy chulo.

No pasa nada por desmotivarnos, cuando nos ocurra esto lo único que tenemos que hacer es mandar esa desmotivación a la papelera de reciclaje, le damos a cancelar antes de que vaya a más y continuamos confiando :D Recordad la ley de la atracción.

Un besote!

Vida dijo...

Raquelilla, te digo lo mismo que a Isora, a confiar se ha dicho con fe ciega y cuando nos cueste confiar a darle a cancelar y a seguir confiando tan ricamente.

Un besino.

mária dijo...

Yo tambien confío, aunque algunas veces me asalte la duda y crea que no tengo motivos para hacerlo.

Ya que estoy aquí te pregunto....el agua de lluvia sirve para los jabones???.
Esta tarde me pongo.
Besitos.

Vida dijo...

Mária, es normal que a veces dudemos pero no debemos permitir que nos dure más de un ratito, luego hemos de volver a confiar con más fuerza.
Claro que el agua de lluvia sirve!!!
Me cuentas que tal con los jabones. No dudes en llamarme si tienes alguna duda.
Besitos.

Andrea dijo...

Hermoso como tus palabras dan fuerza!
te invito al mio
www.andreapistelli.blogspot.com
Abrazos

Vida dijo...

Hola Andrea, bienvenida y gracias! Ya visité tu blog, es hermoso!!!

Un abrazo.

Andrea dijo...

Gracias Vida!!! ya pasará mi tristeza.. tus palabras ayudan! Abrazos!

Vida dijo...

Ánimo Andrea, sacudete la tristeza fuera cuando tengas fuerzas y verás las maravillas que hay en este mundo y que te harán sonreir. Piensa que las cosas que te ocurren son lecciones de vida, aunque ahora sólo veas dolor y tristeza.

Besitos!

Nuria L. Yágüez dijo...

Confia, es lo mejor que puedes hacer confiar en ti misma, osea en la "vida"

Vida dijo...

Nuria, ahí andamos, confiando sin reservas.

Un abrazo guapa.

Publicar un comentario