martes, 21 de abril de 2009

Belleza












Dicen que el novelista francés Stendhal visitó Florencia (norte de Italia) en 1817, tratando de no perderse ni un detalle para su diario. Pasó todo un día admirando iglesias, museos y galerías de arte y se conmovió a cada paso con el derroche magnífico de cúpulas, frescos, estatuas y fachadas. Pero de pronto, al entrar en la majestuosa iglesia de Santa Croce, se sintió aturdido, con palpitaciones, vértigo, angustia y una sensación de ahogo que lo obligó a salir para tomar aire. El médico que lo revisó le diagnosticó "sobredosis de belleza" y desde entonces ese síntoma se conoce como "Síndrome de Stendhal". El escritor había descubierto un mal que desvela a millones de viajeros de todo el mundo y de todos los tiempos cada vez que pisan Florencia: es tan bella que aturde los sentidos.

2 Caricias:

Lely Vehuel dijo...

Hola, me ha gustado mucho tu entrada,en verdad esta muy bonita,siempre estare pasando por este lugar tan agradable y placentero,te dejo mis saludos y la invitacion a mi blog para peregrinar algo mas,besos y abrazos.

Vida dijo...

Gracias, siempre tan amable. Me daré un paseo por tu blog, siempre es un placer.

Un abrazo.

Publicar un comentario