lunes, 26 de julio de 2010

Decir adiós





















Decir adiós no es fácil. A veces es muy triste, las despedidas suelen serlo. Pero en otras ocasiones supone además un alivio... Esto sucede cuando despides de tu vida a alguien que te causaba dolor y que no estaba dispuesto más que a darte las sobras, entonces dices adiós con agradecimiento por haber formado parte de tu vida, por los buenos momentos y porque has aprendido lecciones; y aunque pensabas que estarías muy triste y que le echarías de menos, mágicamente descubres que te encuentras mejor, con más energía y alegría, que recuperas el equilibrio interior y que tu luz brilla con más fuerza.

A tí, que te he dicho recientemente adiós, te dedico esta canción:

"Me voy" de Julieta Venegas

14 Caricias:

Susana dijo...

Pues bien despedido está. Punto y aparte, Vida.

un besazo bien gordo.

mária dijo...

Ya estoy de vuelta, todo está bien. Gracias por acompañarme.

Me veo reflajada en este adiós, que es como mi último adiós. Somos mucha mujer para recibir las migajas de nadie. Yo agradecí por lo que había aprendido y me fui aún mas llena y sintiéndome mejor, porque recuperé mi poder.
Un abrazo inmenso.

Vida dijo...

Susana, sí, es la mejor decisión que he tomado en mucho tiempo. Paso página.

Un besazo, guapa!

Vida dijo...

María, cuanto me alegra oir eso, me tenías preocupada. Estoy contenta de saber que todo está bien.

Exacto, las migajas para los pajaritos y las palomas pero no para mujeres auténticas, valiosas y fuertes. Yo también he recuperado mi poder, lo perdí porque yo se lo había dado. Espero no perderlo más.

Un superabrazo para tí y tu niña!

La magia del corazon dijo...

cuando es así es un alivio..

Besos :)

Vida dijo...

Magia, lo es, la tristeza desaparece muy rapidamente.

Besos, guapa.

Cecilia dijo...

qué bueno que así sea...
saludos

Vida dijo...

Cecilia, así mismo...

Un saludo.

Patri dijo...

Has descubierto, que ese camino no tenía corazón y lo has dejado, te has salido de él. Bravo!! La sabiduría sólo tiene valor cuando se aplica a la vida diaria ;-) Nuevos caminos descubrirás, caminos con corazón, que te harán muy feliz!!

Besitos mios y del pulpo Paul, que está de vacaciones en las galicias jajaja :-D

Vida dijo...

Patrix, que sabio eres! Ese camino estaba lleno de su egoísmo.

Gracias por esos deseos tan buenos hacia mí.

JAJAJAJA, pobre pulpo Paul, en cuanto pise Galicia seguro que lo metéis en una cazuela con sal y al cabo de dos horas le echáis aceite de oliva y pimentón. La verdad es que es para comerselo...

Un besi super grande Patrix, a ver si es verdad que nos vemos en September!

Isora dijo...

Vida, es muy difícil decir adiós, claro que sí, y más aún cuando ese adiós se lo decimos a seres queridos, pero si va dedicado a personas que nos causan dolor seguro que nos cuesta decirlo... pero no tanto, y esa liberación que se siente a posteriori no tiene precio, ¿verdad?
Por experiencia sé lo mal que se pasa los primeros días, o incluso las primeras semanas, después de haber dicho a alguien adiós, a un alguien que a pesar de hacernos sufrir también queríamos... Pero al final vale la pena, claro que sí, malas hierbas fuera ;)

Un besazo.

Vida dijo...

Isorita, claro que se pasa mal, se dice adiós a alguien a quién se ha querido mucho, incluso al que todavía se le quiere o al que nunca se le dejará de querer pero ya de otra forma. Pero hay que podar el jardín de malas hierbas y dejar que crezcan ls flores y las plantas hermosas y beneficiosas. Y lo bien que se siente uno cuando el jardín está saneado!

RoRo dijo...

buff y lo que cuesta! antes de decirlo parece que se te quedas sin fuerzas y que todo será horrible... cuando lo haces es como si recuperaras las alas o como si te quitaras una venda que te impedía ver... entonces sabes que así no se es feliz, que así no era y respiras otra vez

Vida dijo...

RoRo, eso es, es el miedo a perder pero luego cuando te decides y lo haces te das cuenta que has ganado, y mucho.

Un saludo.

Publicar un comentario