martes, 26 de enero de 2010

Memoria de pez























Estoy empezando a pensar que tengo memoria de pez porque a veces se me olvida que soy una mujer fuerte y valiente, que no debo tomarme nada personalmente y he de ser inmune a los actos y opiniones de los demás, que merezco amor y respeto, que mi opinión cuenta, que el dolor es inevitable pero que el sufrimiento es innecesario, que no quiero una media naranja que supla mis carencias o deficiencias sino una naranja entera con su propia visión del mundo que esté dispuesto a compartir la vida conmigo, que tengo todo el oro del sol…
Por suerte, a mi lado está la mejor persona para recordarme todas esas cosas cuando se me olvidan: YO MISMA.

9 Caricias:

misantropica dijo...

Como decia alguien, nunca estamos solos nos tenemos a nosotros mismos!

Llegue aqui por curiosidad, un blog muy interesante ;)

Saludos!!

Raquel dijo...

Si te sirve de consuelo, no eres la única que de vez en cuando sale de su Tibet particular y olvida algunas lecciones, pero el viaje por los bares de la noche dura poco y volvemos a recordar lo que somos con la luz del día. Como yo digo: hay que volver a recordarlo todo cada día! A veces es cansado pero... y lo felices que nos sentimos!! sigue así.

Vida dijo...

Misantropica, sí, es cierto que nos tenemos a nosotros mismos, es la mejor compañía que se puede tener. Espero que sigas curioseando por aquí.

Un saludo.

Vida dijo...

Raquel, ¿qué decirte? si ya lo has dicho todo... Ha entendido muy bien lo que quería decir y veo que me has comprendido a la perfección. Seguiré recordandolo todo cada día para que la luz jamás se apague. Espero que entres más a menudo y comentes. Me gusta mucho las cosas que dices.

Un abrazo.

Susana dijo...

A veces parece complicado, pero en el fondo, si nos paramos a pensar, suele ser bastante más sencillo de lo que nos pensamos.

Todos tenemos días buenos, y otros no tan buenos, pero lo que nunca debemos perder de vista es lo que tú misma has dicho: que tú eres tu mejor compañía en este viaje, y la que mejor sabe qué te interesa y qué no, qué te mereces y qué no. Tan sólo tienes que hacerte caso.

Por si te sirve de algo, te dejo un abrazo enorme, y un besete de regalo.

Vida dijo...

Ay, Susana que grande eres! Es verdad que las cosas son mucho más sencillas. Yo soy de esa clase de personas que tiendo a complicarlo casi todo, aunque debo decir que cada vez menos y que estoy aprendiendo a simplificar porque cada vez me escucho más.

Te devuelvo tu abrazo enorme y el beso con el IVA icluido.

Susana dijo...

Mujer, grande, grande.... Metro cincuenta y seis, no más ;-D

Me alegra "oir" que cada vez simplificas y te escuchas más. Como debe ser!

Besetes.

Vida dijo...

Jajajajaja! Ya sabes que las grandes esencias se sirven en frascos pequeños. Yo mido 1.70 y a menudo no encuentro zapatos de mi número en rebajas ...grrrrrr....

Un besazo.

Susana dijo...

:-D
Jusot eso de los perfumes le digo a mi padre. Su respuesta es de lo mejor (ten padre pa esto): "Y el veneno también va en frasco pequeó". Si es que....

Besetes, y feliz comienzo de final de semana.

Publicar un comentario